Cinco errores que debes evitar en el blog de tu empresa

Como hablábamos en el artículo ‘Crear un blog para tu empresa: una manera eficaz de posicionarte en tu mercado’ un blog es una manera de posicionar tus productos o servicios ante tus clientes además de crear fidelización a largo plazo y otras muchas ventajas que aporta. Pero también debemos saber que hay errores que debemos evitar a la hora de llevar el blog de nuestra empresa. Hoy, os hablaremos de algunos de estos errores habituales en un blog de empresa.

blog empresa

Lo primero es que no hables solo de ti mismo, de tu empresa, de tus productos o servicios. No intentes solo vender ni hablar de todos los beneficios que tiene lo que ofreces. Es importante que pienses en tus clientes, que intereses y temáticas les puede interesar leer. Aportar valor será la mejor manera de que un lector se convierta en un cliente fiel a largo plazo.

Otro error que puede ser interpretado por el cliente como que no te preocupas por el en absoluto es el no hacer caso a los comentarios que hacen en alguno de tus artículos. ¿No buscas feedback con el lector? ¿Entonces? Preocúpate de contestar a tus lectores y más aún si alguno se ha preocupado de escribir unas cuantas líneas que pueden ser constructivas para tu negocio.

No preocuparse de darle jugo a las redes sociales es otro de los errores más habituales. Muchas empresas se dedican solo a su web y prestan muy poca atención a Facebook, Twitter o a cualquiera de las muchas redes sociales que tenemos hoy en día para difundir los mensajes de una empresa. Si no tienes un community manager, preocúpate de compartir todo el contenido del blog de tu empresa en las redes y hacerlo de la forma más atractiva. No te llevará mucho tiempo y es la mejor forma de llegar a nuevos clientes.

“Las imágenes no son importantes”. Otro error. Sí, lo son. Son imprescindibles para captar la atención de los lectores y que de un vistazo haga mucho más atractivo todo lo que escribes. Escoge bien una o varias imágenes representativas de lo que estás contando que hagan que tu público objetivo se interese mucho más por tu empresa.

Y, por último, escribe con frecuencia. Es importante que des la imagen de que te preocupas por tu negocio y de que también te preocupas por tener informados a tus lectores. Será la primera piedra para que muestres que tu empresa es seria y responsable. Elabora un plan y un calendario de publicaciones constante considerando aspectos como las mejores horas para publicar y las temáticas a abordar. Si tus lectores esperan que publiques a ciertas horas y con cierta frecuencia y no lo haces, correrás el riesgo de que tu blog, en lugar de ser una ayuda para tu empresa, sea una carta de presentación para no acudir a ella y, por supuesto, no comprar los productos o servicios que ofrece.

Si has subcontratado el mantenimiento de tu blog supervísalo para evitar estos errores. Nadie se va a preocupar tanto por tu empresa como lo haces tú, por eso es importante que supervises y controles todo el contenido que se escribe, además de tener en cuenta todo esto de lo que hablamos en este artículo. Si eres tú mismo quien lo lleva aplícate el cuento para evitar errores en el blog de tu empresa. Y recuerda: un blog de empresa no deja de ser un primer contacto con el cliente (o un contacto recurrente) así que cuídalo en la misma proporción que tratas a tus clientes cara a cara.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *