Factores de conversion de clientes en la web de tu empresa

conversion en webs de empresasCualquiera que tenga una página web de su negocio conocerá de sobra esa sensación que viene siempre antes de saber cuál ha sido el balance mensual, sobre todo antes de examinar cuántas de las visitas recibidas han acabado con una venta. Y es que, como cabe esperar, no todas las personas que nos visitan acaban convirtiéndose en clientes y comprando nuestros productos o contratando nuestros servicios. Es algo completamente normal pero que debemos vigilar muy de cerca.

Si advertimos que el número de visitas que recibimos al mes es elevado pero que no sucede lo mismo con las ventas es que algo falla en nuestra web. Averiguar qué es y solucionarlo será esencial para retomar el buen camino. Pero incluso si nuestro número de visitas y ventas es bueno nunca está de más conocer una serie de consejos de usabilidad que nos ayudarán a mejorar los resultados que obtengamos a final de mes.

Podemos encontrarnos con que una persona entra en nuestra web con la intención ya formada de comprar alguno de nuestros servicios. Pero también con visitantes que, atraídos por lo que han podido leer en foros y redes sociales sobre nuestra empresa o cuya consulta en un buscador ha dado como resultado un link a nuestra página, no cuenten con esa seguridad de que van a realizar una compra. No nos engañemos, ninguno de estos dos tipos de visitante es un cliente hasta que no realice una compra o contrate nuestros servicios. Ambos serán, en cualquier caso, clientes potenciales, cosa que, por otro lado, no es poco.

Para convertirlos en clientes reales y, es más, para fidelizarlos como compradores de nuestros productos y servicios deberemos tener en cuenta el siguiente par de consejos.

En primer lugar, así como nadie compra en una tienda en la que es difícil encontrar lo que buscamos pese a saber que está a la venta o cuyo aspecto deja bastante que desear en lo relativo a profesionalidad y confianza, nadie comprará tampoco en una web en la que no encontramos lo que buscamos ni en la que la imagen que nos transmita no sea acorde al producto o servicio que oferte. Así, si las secciones son un caos y la navegabilidad dificultosa el potencial cliente puede llegar a pensar que, a base de buscar y no encontrar, no tenemos lo que él quería o incluso frustrarse y no regresar jamás a nuestra página.

Por ello, tendremos que procurar que la navegabilidad de nuestra página sea clara e intuitiva y que esté organizada de manera que el cliente potencial encuentre siempre lo que busca. Del mismo modo, si nuestro negocio es, por ejemplo, una clínica dental, deberemos procurar que el diseño de nuestra página sea limpio y profesional, que nuestros textos sean claros y estén bien redactados, y que la información que de ellos se extraiga transmita al mismo tiempo calidez y seguridad. Es decir, conocer muy bien cuál es la imagen que deseamos transmitir, tener en cuenta que esa imagen debe ser acorde al producto o servicio que ofrecemos, y diseñar nuestra web en consecuencia. Las primeras impresiones son, muchas veces, las más importantes. Y un diseño atractivo junto a una navegabilidad sencilla son unos muy buenos métodos para asegurarnos la fidelidad de nuevos clientes.

Otra manera de hacer que visitas que no tenían intención inicial de comprar terminen haciéndolo son las promociones. Las ofertas, junto al anuncio de nuestros productos más atractivos -aquellos en los que conseguimos más número de ventas-, deberán aparecer siempre en la página de inicio y de manera que sea lo primero que vean nuestras visitas. Para ello los colocaremos en un lugar privilegiado en el que sea imposible que pase desapercibido y, dependiendo de nuestro negocio, incluso podemos utilizar colores u otras maneras de llamar la atención de las visitas sobre estos anuncios. Se trata, hablando de manera clara y sencilla, de tentar al potencial cliente a que realice una compra.

Evitar, por último, elementos o información que pueda distraer al visitante resultará también muy importante. Es bien sabido que a la hora de navegar por Internet y visitar una página hacemos multitud de clicks por minuto y raro es que permanezcamos en una misma página o sección más de dos o tres minutos. Por eso resultará esencial que procuremos centrar siempre la atención de nuestras visitas en aquello que queremos vender, sobre todo en aquello que más posibilidades tiene de ser vendido.

Son, en conjunto, una serie de consejos tan sencillos como prácticos que nos ayudarán a que nuestras estadísticas a final de mes mejoren notablemente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *